Reservar online

Fechas:

Viajeros:

Habitaciones

Precio mínimo garantizado

Agua sulfurada como laxante

a particular composición de este agua medicinal, rica en sales minerales, favorece la evaucación intestinal, lo que la indica para los problemas de estreñimiento, tal y como demuestra un estudio de la Universidad Complutense. También se emplea para afecciones de la piel.

Ubicado en Paracuellos de Jiloca, a solo 2 Km de Calatayud en la provincia de Zaragoza, el agua que de él brotaba de forma natural era empleada por los lugareños, dadas sus cualidades, para tratar todo tipo de dolencias.

Pero no fue hasta el siglo XIX ,cuando se verificaron científicamente sus propiedades en afecciones digestivas, intestinales y hepáticas en uso interno, y dermatitis y cutis graso en externo, psoriasis, eczemas, etc, en virtud de su enorme riqueza en sales minerales.

Definida por sus características químicas como sulfurada clorurada-sódica, hoy día se emplea fundamentalmente como tratamiento para afecciones de la piel, procesos reumáticos, problemas respiratorios, laxante osmótico y en medicina preventiva, gracias a sus efectos coleréticos y colagogos fisiológicos, motivos por los que el agua de Paracuellos de Jiloca fue declarada de utilidad pública en 1857

Estudio científico

  • El agua de Paracuellos de Jiloca, tomada por vía oral, actúa principalmente, como facilitadora de la función digestiva, frente al estreñimiento y como purgante. El efecto laxante se debe a que como los componentes del agua no pueden atravesar la pared intestinal, atraen agua hacia el interior del tubo digestivo, favoreciendo la formación de heces voluminosas que estimulan mecánicamente las paredes intestinales y ayuda a las deposiciones. Dependiendo de la tolerancia individual, se recomiendan de 3 a 6 cucharadas soperas. El depurativo, por su parte, se obtiene por iguales motivos, pero a mayores dosis (a partir de un vaso de agua).
  • Para avalar estas cualidades se han llevando a cabo varios estudios a cargo de la Universidad Complutense de Madrid, ?concretamente en la cátedra de Hidrología Médica? en personas de la tercera edad con unos resultados sorprendentes. Entre ellos destaca un buen control tanto tensional como en glucemias, tendencia a disminuir el colesterol y los triglicéridos, mejoría del estado nutricional, el estreñimiento, el ácido úrico, la función renal y el prúrito cutáneo. El trabajo en cuestión consistió en un estudio prospectivo en el que se siguió, durante un periodo de tres meses, a un grupo de 82 personas. A 60 de ellos se les dio agua de Paracuellos de Jiloca y los otros 22 constituyeron el grupo de control.
  • Y las conclusiones a las que se llegan, son que las personas que tomaron el agua de Paracuellos de Jiloca aumentaron el número de deposiciones con significación estadística en relación a las que no la tomaron. También disminuyeron sus índices de tensión arterial, sin significación estadística en relación a los que no la tomaron, «debido, suponemos, que a la disminución de fármacos hipotensores de los mismos». Además, y como consecuencia de ello, se redujo el consumo de laxantes e hipotensores.
  • Quizás el único inconveniente de este agua medicinal viene derivado de su peculiar olor «a huevos podridos», y su sabor amargo. «Por su fuerte mineralización, tiene un sabor salado que se puede parecer al agua de mar. Su mala fama respecto al sabor se debe a que antaño se consumía como depurativa en grandes cantidades, pero tomada en cucharadas no es peor que cualquier medicamento

También para la piel

  • Su efecto dermatológico se debe, por un lado, a su altísima mineralización (muy superior ala del medio interno), y por otro, a su gran contenido en azufre reducible. Por su tonicidad, se manifiesta con efectos drenadores y, por su contenido azufrado, con efectos antiseborréicos mejoradores del riesgo sanguíneo y estimuladores de los mecanismos inmunológicos de defensa de la piel.
  El poder depurativo y laxante del agua medicinal del Balneario Paracuellos de Jiloca
  El poder balnoterápico antioxidante del agua sulfurada. Dr Juan Ramón Pina.

¿Quieres recomendar nuestro Balneario a tus amigos? Compártelo en tus redes sociales: